Para ayudar a aquellos que deseen adoptar un reptil como mascota, vamos a comentar una serie de consejos básicos para su cuidado. Aunque los reptiles son animales prácticamente independientes, también necesitan una serie de cuidados específicos.

Debemos recordar que determinadas especies necesitan una autorización especial para poder comprarlas o tenerlas en casa. Por ello, si tienes pensado ser propietario de un reptil como mascota, compra o adopta animales de origen legal y de manera lícita, dado que podrías llevarte alguna sorpresa desagradable. Puede darse el caso que estés adquiriendo un animal de alguna especie protegida, pudiendo acarrear una serie de problemas legales.

 

 

EL TERRARIO, SU NUEVO HOGAR

En primer lugar, para establecer el cuidado necesario que necesita un reptil, es imprescindible un terrario que se adapte a su tamaño y condiciones de vida. Debe ser amplio, teniendo en cuenta que el animal crece con el tiempo y muchos de estos reptiles necesitan un espacio en el que puedan realizar actividades relacionadas con su ejercicio físico. Dependiendo del reptil que se trate, el terrario será más o menos hermético con el fin de que el animal no pueda escapar de manera incontrolada. Otros terrarios, en función del hábitat la especie, podrá incluir escondrijos, así como ambientes terrestres, acuáticos e incluso arbóreos.

Los reptiles son animales que no pueden mantener su temperatura corporal constante, es decir, cambian su temperatura de acuerdo a las condiciones del entorno, por lo que el terrario debe imitar su hábitat natural al máximo.

Una norma a tener siempre en cuenta, es la no introducción de diferentes especies dentro del mismo terrario sin asegurarse previamente, que no va a suponer ningún problema.

 

LUZ Y CALOR SON MUY IMPORTANTES

Lámparas de calentamiento y de luz ultravioleta, piedras calientes, troncos, ramas y agua limpia, todos estos elementos son indispensables para cumplir con la función de proporcionar luz y calor necesarios para el buen mantenimiento de los reptiles. Calentar el terrario para conseguir una temperatura óptima es esencial, no solo por la comodidad de los animales, sino también para su beneficio en cuanto a comportamiento, reproducción, posibles mudas, etc.

Es interesante que el terrario esté en un lugar en el que pueda entrar la luz solar, aunque esto no siempre es posible. El animal también necesita sintetizar vitamina D3, elemento indispensable en el metabolismo del calcio y su fijación en los huesos. Para ello existen en el mercado diferentes lámparas que pueden suplir esta carencia, pero siempre bajo un asesoramiento adecuado.

Sin duda, la fuente de luz más completa y con mayor calidad serán los rayos solares sin ningún tipo de filtro de por medio.

Tanto luz como temperatura tendrán que ajustarse a lo largo del día, de modo que existan períodos alternos de frío-calor y luz-sombra, en función de las necesidades de cada tipo y especie de reptil.

 

TIPO DE ALIMENTACIÓN

La alimentación de los reptiles es muy importante. En función del tipo de reptil que tengas como mascota, la alimentación habrá de ser específica.

Según el tipo de alimentación, los reptiles pueden pertenecer a los tres grandes grupos existentes: herbívoros, carnívoros y omnívoros.

Los reptiles carnívoros, entre los que podemos destacar la práctica totalidad de serpientes u ofidios; dentro de los saurios, pequeños insectívoros como geckos y camaleones, y grandes carnívoros como los varanos.

Entre los reptiles herbívoros podemos incluir las iguanas dentro del grupo de los saurios, y muchas especies de tortugas terrestres que, como todas las tortugas, pertenecen al grupo de los quelonios.

Por último, como reptiles omnívoros (su dieta puede ser carnívora y herbívora), destacamos entre los saurios algunos tipos de lagartos, y principalmente las tortugas de agua dulce, entre los quelonios.

Hay que destacar que, para ofrecer insectos y otros animales que servirán de alimento en perfectas condiciones a nuestra mascota, es muy importante y aconsejable comprar a productores fiables. De esta manera tendremos la garantía de que han controlado la reproducción y están libres de enfermedades. Respecto a los roedores, que servirán de alimento para la gran mayoría de serpientes, lo más aconsejable es no dárselos vivos, sino descongelados o recién fallecidos.

 

¿CÓMO ES LA LIMPIEZA?

Para una correcta limpieza de nuestro reptil, lo más importante llegados a este punto, es mantener siempre la limpieza del terrario de manera constante. No es necesario bañar ni nada parecido a nuestra mascota como haríamos con otro animal. Es imprescindible limpiar la casa de nuestra mascota al menos una vez a la semana, eliminando sus necesidades y limpiando el lugar a fondo de restos. Cada tipo de reptil requerirá su determinado tipo de sustrato que deberá cuidarse periódicamente.

 

¿QUÉ ESPECIE DE REPTIL DEBEMOS ELEGIR?

Independientemente de los distintos cuidados que os hemos enumerado para el correcto cuidado de un reptil, debemos de tener muy claro el tipo de reptil que no solo nos guste como mascota, si no que a su vez, no nos resulte muy complicado de cuidar.

Existen muchos tipos de reptiles, pero es cierto que no todos son iguales. Es cierto que muchos de ellos son bastante complicados de mantener, por lo que os vamos a enumerar los que pueden resultar más fáciles de cuidar y más comunes.

 

IGUANA

La famosa Iguana, es uno de los reptiles más adecuados para tener en una casa, es una animal muy atractivo, hermoso y curioso para los amantes de los reptiles.

Debemos de recordar que cuando son muy jóvenes, son de un tamaño pequeño y tienden a aumentar considerablemente su tamaño llegando a la edad adulta.

Para tener una iguana correctamente en casa, lo primero que hay que hacer es adaptar un terrario que sea lo suficientemente alto como para colocar un tronco sobre el que pueda trepar el reptil. Además, la temperatura y la humedad deben de estar controladas.

Por lo general, las iguanas se alimentan de legumbres, verduras, frutas y hojas. Normalmente suelen comer más en la etapa en la que son jóvenes que cuando ya son adultos. Llegada esa edad, es el momento en el que solo debes alimentarlos tres veces por semana.

 

EL GECKO

Seguramente sea uno de los reptiles más fáciles de cuidar. Si eres primerizo en el mundo de los reptiles, particularmente este animal es muy fácil de cuidar. Son muy dóciles y necesitan poco espacio para moverse. Tienen un tamaño bastante reducido en comparación con una iguana, por ejemplo, y se adapta muy bien al hábitat.

En un terrario normal, con un poco de agua será suficiente para cuidar de tu mascota. Su dieta está basada en insectos, lo que puede complicar un poco el cuidado del animal, ya que no comen otro tipo de dieta como hojas o fruta.

Actualmente, hay multitud de sitios especializados en la comercialización de comida para reptiles. No obstante, lo mejor es hablar directamente con una clínica veterinaria especialista en estos animales. Ellos podrán recomendarte mejor dónde y qué comprar para tu mascota.

 

TORTUGAS

Es innegable que las tortugas son uno de los reptiles más famosos que se pueden llegar a tener en casa. Tenemos todos los tamaños que queramos. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta la existencia de diferentes tipos, cada uno de ellos con distintas necesidades en cuanto a atención y mantenimiento. Lo mejor, sin duda, es siempre informarnos previamente antes de adquirir una.

En el propio establecimiento donde vayamos a adquirir el animal o en nuestra clínica veterinaria local, ellos nos informarán y recomendarán debidamente.

 

¿REPTILES COMO ANIMAL DE COMPAÑÍA?

Llegado a este punto del blog, queremos resaltar a la hora de cuidar nuestra mascota, que, aunque darle cariño y compañía es importante, la realidad es que los reptiles son animales bastante independientes y de hecho como imaginaréis, no suelen o no es habitual que respondan a tu llamada, como tampoco van a ir en tu busca para que les hagas caricias como haría un gato o un perro

Si lo que estás buscando en una mascota, un compañero que durante horas se ponga boca abajo reclamando cariño, será mejor elegir un perro o un gato. Los reptiles no están hechos para jugar con ellos como lo harías con otro animal.

Con los consejos que os hemos dado, mucho cuidado y afecto, no es difícil tener un animal diferente en casa, el cual como siempre y aunque no lo parezca, nos dará compañía, sobre todo si eres un amante de los reptiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.